5 tips básicos para optimizar tu presencia en redes sociales

5 tips básicos para optimizar tu presencia en redes sociales

1. El que mucho abarca, poco aprieta: Es frecuente que los emprendedores queramos estar en todas las redes y terminemos estresándonos por la gran cantidad de contenidos que hay que generar, replicándolos o, peor aún, no publicando nada.

Pensá en tu público. ¿Qué redes usa? Pensá en tus contenidos: ¿Cuál de las redes contará mejor lo que querés comunicar? Por ejemplo, si tenés un emprendimiento de indumentaria joven y querés involucrar a tus consumidores en el proceso creativo, Instagram con su feed e historias no puede faltar. En cambio, si tenés una venta de productos de panificación, quizás lo que necesitás es una pagina en facebook.

2. Planificación: Es conveniente armar un calendario de contenidos. Esto te va a permitir ahorrar tiempo, elegir con mejor criterio qué publicar y tener tiempo extra para generar contenidos en tiempo real, sumándote a tendencias acorde a tu marca. Recordá que Facebook, desde su propia plataforma, e Instagram, con herramientas como Onlypult, por ejemplo, permiten programar los contenidos con mucha antelación.

3. Fotos: Existen bancos de imagen gratuitos con un amplio catálago (Unsplash y Pexels, por ejemplo). Si te animás a sacar tus propias fotos, tratá de hacerlo con luz natural.

4. Horarios: Pudiendo programar, el horario no es una excusa. ¿Cuándo se conecta tu público? Facebook te permite analizar en sus estadísticas los horarios de conexión de tus seguidores. Además, pensá, en función del objetivo, cuándo conviene contactarlos. Por ejemplo, si tenés un e-commerce de ropa de niños, probablemente sea una buena idea hacerlo a la noche, cuando los chicos se durmieron y los padres tienen tiempo de conectarse.

5. Textos: Tratá de que sean lo más cortos posible y pedí solo una acción por publicación. ¿Querés que respondan a una pregunta? ¿Que voten? ¿Buscás redireccionarlos a un link? Recordá que si los llevás a otro lado a través de un enlace, quizás no vuelvan, por lo que te recomendamos ponerlos al final.

#YAPA: Probá, medí, volvé a probar. Las redes te permiten mucha flexibilidad.

10 Tips para emprender

10 Tips para emprender

Te damos algunas ideas de como mantener tu emprendimiento, siempre al día.
1. Domina tu mercado: Para Eduardo Badillo Jordán, director de administración y finanzas de inQba, se trata del primer paso que hay que dar antes de emprender. De esta manera, sabrás con detalle lo que sucede en el medio en donde se desarrollará tu negocio. Enfócate en tu sector y detecta cuál es la oferta existente. Con base en esta investigación, desarrolla tu “ventaja única de compra”, la cual responderá esta pregunta que seguramente te hará el cliente: ¿por qué comprarte a ti? La respuesta debe incluir tanto las ventajas como los beneficios que distinguen a tu empresa frente a los demás.
2. Elabora un plan de negocios: La simple idea puede resultar complicada, sin embargo, es más sencillo de lo que crees. En este documento debes incluir los objetivos de tu empresa (a corto, mediano y largo plazo), las estrategias para conseguirlos, la estructura de la organización, el presupuesto que requieres para financiar tu proyecto y soluciones para resolver problemas futuros. Tener un plan por escrito te ayudará a mantener tus metas claras, podrás atraer inversionistas, solicitar créditos y facilitarás la integración y capacitación de nuevos elementos a tu equipo de trabajo. Actualízalo mínimo dos veces al año.
3. Define quién es tu cliente: Estudia el comportamiento y los patrones de consumo de tu mercado meta o target. Por ejemplo, el ritmo de vida y los tiempos de traslado en las ciudades no permiten que las personas vayan a comer a casa. A partir de esta situación, puedes concluir que hay una oportunidad de negocios en ofrecer alimentos saludables con servicio a oficinas. Para facilitar la tarea de identificar a tus consumidores potenciales, considera variables como género, edad, nivel socioeconómico y ubicación geográfica, así como escolaridad y estilo de vida. La recomendación de los expertos de inQba es saber a qué segmento quieres dirigirte y, posteriormente, definir el subgrupo o nicho que podría interesarse por tu producto o servicio. “Hay oportunidades en todos lados”, asegura López Estrada.
4. Escucha a tus futuros compradores: La clave para que una empresa sea bien recibida en el mercado está en darle al cliente lo que necesita. ¿Sólo eso? No. Lo ideal es superar sus expectativas. Uno de los errores más comunes es creer que tu negocio será un éxito sólo porque a ti te gusta. Por ejemplo, abrir una tienda de videojuegos en una zona donde la mayoría de la población tiene más de 50 años.
5. Analiza a tu competencia: Según el Centro de Consultoría e Innovación Empresarial y Financiera del Tecnológico de Monterrey, ocho de cada 10 emprendedores pasan por alto a los “competidores” como un factor a evaluar. Esto sucede básicamente porque el empresario tiene una gran autoestima y se olvida de que existen otros actores en el mercado. Así que tu misión es estudiar lo que hacen otros negocios del mismo giro en donde te encuentras. Analiza sus características y verifica si de verdad satisfacen las necesidades de los consumidores. Si quieres posicionarte entre las mejores opciones, tienes que diferenciarte del resto. No se trata de descubrir el hilo negro, sino más bien de atreverte a innovar pero sin perder de vista a tu principal objetivo: el clienteimportante es crear una campaña efectiva para dar a conocer tu producto o servicio entre los compradores potenciales. Badillo Jordán aconseja utilizar la estrategia de las cuatro P’s de la mercadotecnia: producto, precio, promoción y plaza.
7. Invierte en tecnología: Una computadora –ya sea de escritorio o portátil– es una herramienta básica para emprender. Con ella puedes elaborar tanto tu plan de negocios como el de mercadotecnia, integrar bases de datos y hasta hacer proyecciones financieras. Y si te encuentras gran parte del día fuera de la oficina, ahora también puedes adquirir un smartphone o teléfono inteligente, el cual te permite revisar tu correo electrónico de forma permanente, entre otras funciones. Por otro lado, las aplicaciones en línea como Facebook, Twitter, YouTube y blogs te llevarán de la mano para encontrar nuevos consumidores, mantenerte en contacto con ellos y darles un mejor servicio. Otra tendencia en tecnología que ya se suma y que promete ser de gran utilidad es el mobile marketing que consiste en el envío de mensajes vía celular para promocionar tu marca.
8. Busca asesoría y capacitación: “Recuerda que mientras más preparado estés, mejores oportunidades de crecimiento habrá para ti”, aconseja López Estrada. Hoy como emprendedor ya no estás solo; existen varias organizaciones que te apoyan para desarrollar tu proyecto, ser un buen líder, ganar clientes y obtener financiamiento. Aquí algunas opciones.
9. Crea alianzas estratégicas: Haz una autoevaluación donde te preguntes lo siguiente: ¿Qué ofreces? ¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Cómo quieres lograrlo? ¿Qué necesitas para hacerlo? Esto te permitirá identificar tus fortalezas, debilidades y áreas de oportunidad. Con base en esta información, podrás determinar si necesitas un inversionista, socio o distribuidor para fortalecer tu empresa. Asiste a ferias, exposiciones, convenciones o participa en redes de negocios para conocer otras compañías afines.
10. Forma un equipo productivo: Una empresa nace y crece gracias a sus colaboradores. Por lo que tu misión es integrar un grupo plural, en donde cada miembro del equipo aporte su talento para aumentar la productividad de las diferentes áreas de la organización. También es importante que escuches y tomes en cuenta las ideas de tus trabajadores. Y por supuesto, crea un plan de carrera individual para desarrollar al máximo las capacidades de todo el personal.
Ser exitoso no sólo tiene que ver con lo que hacés

Ser exitoso no sólo tiene que ver con lo que hacés

Ser emprendedor no tiene nada que ver con “qué” haces. Si querés tener éxito sólo preocúpate en saber “por qué” vas a emprender.

Según “Global Entrepreneurship Monitor”, más del 80% de los emprendimientos que alguna vez comienzan, fracasan. Yo me pregunto entonces: ¿Cómo puede ser que un ser humano en sus cabales elija poner su tiempo, su dinero, su energía de vida, su creatividad, su agenda de contactos y tantísimos otros recursos limitados para realizar algo que casi seguro va a fracasar?

La respuesta que para mí mejor define este dilema la encontré en el pensamiento del escritor alemán F. Nietzche:

“Aquel que tiene un profundo “Porqué” puede atravesar cualquier “Cómo”.

No se trata del dinero. No se trata del podio ni del trofeo. No se trata de mostrarles a tus amigos nerds que te hacían bullying en la secundaria que lo lograste mientras ellos siguen atornillados a sus laburos mediocres. O bueno… ¡un poco de esto hay! Pero a lo que me refiero, y lo más importante de todo, es la conexión que tenés con lo que estás haciendo. El impulso de las tripas y del corazón que te dicen “lo voy a lograr”; “esto es lo que yo quiero hacer con mi vida”; “esto va a transformar, ayudar, servir o enriquecer en la vida de muchas personas”.

Habitualmente cuando le preguntamos a emprendedores por qué emprenden, se escuchan respuestas como “quiero ser dueño de mi propio tiempo”; “quiero demostrarme a mí mismo que puedo hacer mi sueño realidad”; “siento que con esta idea voy tener un gran impacto en la sociedad”. 

Como ves, todas estas son respuestas que nacen en el mismo lugar: la emoción. Ni las matemáticas, ni las finanzas, ni las estadísticas, ni la economía.

Por eso, y si esto que describo resuena en vos, déjame decirte que para mi en el camino como emprendedor: No debe importarte la llegada. Solo enfocare en conectar tu profundo “Porqué” y de disfrutar del camino.

Emprender no es transformar una idea o un sueño en realidad. Emprender es elegir un estilo/ formato de vivir. Es decidir cómo querés vivir la vida: a qué hora te vas a despertar, en dónde vas a vivir, cuantos días de vacaciones al año vas a tener, cómo vas a lidiar con el riesgo, en dónde vas a invertir tus recursos (tiempo, dinero, energía), cómo te vas a auto-motivar cuando estés pinchado, etc. Y como consecuencia de todo esto, lo que vas a terminar haciendo será transformar lo no tangible (tu idea, sueño, proyecto) en algo concreto que vas a llevar a la acción.

Si no te das cuenta rápidamente que cuando consigas “A” tu mente va a querer “B”, y que cuando tengas “B” tu cabeza va a ir atrás de “C” y así hasta el infinito, ¡te vas a pasar la vida sin disfrutar de tu elección de ser emprendedor!.

Ese sueño tan fantástico de vivir la vida siendo “tu propio jefe” o de “transformar la vida de otros con tus ideas maravillosas” se habrá ido al alcantarilla porque tu “locura”; que lo único que quiere es lograr, lograr, lograr; te hizo olvidar lo que realmente importa en este juego: disfrutar del camino y soltar la idea fantasiosa de “la llegada”.

Y yo sé que hay que pagar las cuentas, hay que devolver los préstamos de los inversores, hay que lidiar con la competencia, los mercados y las decisiones de los políticos de turno. Pero definitivamente creo que no vale la pena entrar en esta desafiante y maravillosa forma de vivir la vida si no la vas a disfrutar.

Y esa no solo es tu responsabilidad personal sino, tal vez, la decisión más importante que todos los días de tu vida como emprendedor tendrás que tomar: disfrutar, o no, de vivir tu vida emprendiendo.