En este artículo te explicamos los pasos a seguir para elaborar tu propio estudio de mercado sin necesidad de hacer una gran inversión. Localiza, recoge y analiza información relativa al mercado, clientes y competencia.

La incertidumbre suele estar presente en la vida de todo emprendedor, pero mucho más en los momentos de inicio de un negocio o cuando lanzamos un nuevo producto o servicio. En esos casos es normal que nos invada la duda pero, aunque normalmente confundimos emprender con aventura, la inseguridad es una mala compañía y no nos va a ayudar a sacar adelante nuestra empresa. Lo mejor es que antes de meterte en camisas de once varas conozcas tu mercado con un estudio que te revelará aspectos importantes a tener en cuenta antes de emprender.

¿Qué es un estudio de mercado?   Es una herramienta muy útil para sopesar los pros y los contras de un proyecto empresarial, determinar el camino de nuestro negocio y atraer clientes. Además, es la mejor manera de conocer cuáles son nuestros potenciales competidores e identificar los segmentos de mercado en los que nuestro producto o servicio tendrá buena acogida.

Algunos emprendedores evitan realizar este estudio por miedo a que los resultados no sean lo que esperaban y que éste revele que el producto o servicio no es tan perfecto como ellos creían, aunque el principal motivo para no hacer un estudio de mercado suele ser el precio. En este artículo te explicamos los pasos a seguir para hacer tu propio estudio de mercado sin necesidad de hacer una gran inversión. Localiza, recoge y analiza información relativa al mercado, clientes y competencia:

 

Analiza el mercado

Hoy en día vivimos rodeados de un exceso de información que nos puede ahogar fácilmente en un mar de datos. Así que, antes de lanzarte a recopilar, define claramente qué necesitas, para qué y dónde puedes localizar la información. ¿Por qué haces un estudio de mercado?

Una vez sabes cuál es tu objetivo, aprovecha los recursos que te ofrece internet para obtener informes, estadísticas y artículos sobre la situación de tu sector y el crecimiento del mercado.  Tienes la posibilidad de visitar las webs de asociaciones de empresarios y otros organismos oficiales de los que puedes obtener estadísticas, datos y censosde tu sector. A través del análisis de estos recursos podrás conocer las últimas tendencias, las áreas en expansión, los últimos desarrollos tecnológicos y cómo puedes usarlos a tu favor. Esta valoración te llevará a determinar si el mercado tiene necesidad o deseo de tu producto o servicio.

 

 

Datos sobre tu público

Define la localización geográfica donde vas a vender tu producto o servicio, y a continuación, estudia las características de la población en esta área: su nivel medio de ingresos, la tasa de desempleo y otros factores demográficos que puedan influir. Por otra parte, si tu producto o servicio va dirigido a las empresas, determina el tipo de industria, el tamaño de la empresa y quién o quiénes son los encargados de tomar las decisiones de compra.

Encuesta de opinión. Es imprescindible que sea corta. Con unas 10-15 preguntas que puedan ser respondidas en un par de minutos, obtendrás información para detectar la demanda de tu producto en la zona donde piensas ubicarte.¿Sobre qué deben tratar las preguntas?

o   Qué estilo de vida tienen tus potenciales clientes

o   ¿Por qué comprarían tu producto?

o   ¿Qué necesidad quieren satisfacer al comprarlo?

o   ¿Quién es tu competencia real?

o   ¿Cuál es la principal ventaja competitiva de tu producto o servicio?

o   ¿Cuánto cobra la competencia por sus productos y servicios?

o   ¿De qué manera llega la competencia a sus clientes?

o   ¿Qué imagen tiene tu empresa en comparación con tu competencia?

o   ¿Qué piensan del nombre, colores y resto de características de tu marca?

o   ¿Qué mejoras creen que deberías hacer a tu producto o servicio?

o   ¿Qué precio estarían dispuestos a pagar?

o   ¿Dónde viven las personas interesadas en tu producto?

o   ¿Cuáles son las tendencias actuales en el sector?

o   ¿Dónde comprarían tu servicio o producto?

  ¿Dónde, cuándo y cómo usarían o consumirían tu producto o servicio?

o   ¿Qué otros productos complementarios a tu producto estarían dispuestos a comprar?

 

 

Investiga y analiza a tu competencia

Estudiando conjuntamente los datos de mercado y de público llegarás a conclusiones acerca de tu competencia. Es fundamental conocer quién está haciendo las cosas bien y quién no, lo que te ayudará a identificar oportunidades de negocio y tendencias de mercado. Este estudio te dirá con quién te enfrentas y te permitirá establecer estrategias para obtener una imagen clara de las posibles Amenazas, Oportunidades, Debilidades y Fortalezas (Análisis DAFO).

Estas son las cinco actividades de bajo coste que te proponemos para analizar a tu competencia, preferentemente antes de abrir tu negocio:

1.       Visita presencial.

Visita a tus principales competidores como una buena manera de ir aumentando el conocimiento de la clientela: características socioeconómicas, productos más demandados, impulsos y motivaciones de compra. Recorre personalmente la zona que has elegido para ubicar tu negocio, preferiblemente acompañado de alguien de tu plena confianza. Cuatro ojos ven más que dos. Identifica negocios que ofrezcan los mismos servicios o productos que tú, analiza su ubicación, horarios y clientela. Este análisis quizá te aporte ideas para tu proyecto que no has considerado.

2.      Webs y redes sociales.

Una información importante es la relacionada con el modo en que nuestra competencia usa recursos online. Analiza qué acciones llevan a cabo y si les son efectivas o no. Para ello puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Tienen página web? ¿Y blog?
  • ¿Qué tipo de arquitectura tiene la web? ¿A qué categorías se les da más relevancia?
  • ¿Tienen un diseño visualmente llamativo?
  • ¿Crean contenidos propios? ¿Qué palabras clave utilizan?
  • ¿Publican ofertas o promociones especiales?
  • ¿En qué redes sociales están presentes?
  • ¿Tienen una comunidad activa de seguidores?
  • ¿Se comparten sus contenidos?
  • ¿Cómo interactúan con sus clientes? Importante saber si son activos a la hora de atender las consultas y comentarios de los seguidores, y cómo reaccionan ante comentarios negativos.

3.      Analiza los recursos publicitarios de la competencia.

Busca todo el material publicitario de tus potenciales competidores: anuncios en periódicos, catálogos, y si te es posible, analiza la presentación de sus productos. Así conocerás la estrategia comercial de los demás y tendrás las claves para ajustar la tuya, si es necesario.

4.      Plano de situación.

Realiza un plano de situación de la competencia y radio de acción. Esta herramienta toma relevancia cuando el negocio es local. En ese caso, sitúa a tus principales competidores definiendo el radio de acción para clientes que pueden acudir a pie y también en coche.

5.       Localiza y analiza a los líderes del mercado.

Para alcanzar el éxito la mejor estrategia es aprender de los mejores. Así que identifícalos y analiza la estrategia comercial de las empresas líderes en tu sector.

Como ves, para realizar tu propio estudio de mercado no necesitas una gran inversión económica. Solamente un poco de tiempo y bastante trabajo analítico que te permitirán conocer el sector en el que quieres desarrollar tu nueva idea de negocio.