Aristóteles dijo que “El hombre es un ser social por naturaleza”, refiriéndose básicamente a que los humanos necesitamos del prójimo para sobrevivir.

Esta frase toma mucha más fuerza cuando de emprendimiento o de negocios se habla. Pues es gracias al buen relacionamiento que muchas empresas han prosperado, pero ojo, gracias a las malas relaciones, otras se han quedado en el camino.

Básicamente, un contacto es la relación que se establece entre dos o más personas, así pues en este grupo entran; familiares, amigos, conocidos, compañeros de trabajo, colegas, etc.

Y si uno va mucho más allá, el círculo de esas personas también puede pertenecer al nuestro de forma indirecta.

Los contactos son clave a la hora del emprendimiento, pues gracias a ellos es que uno resuelve problemas, genera ideas, encuentra colaboradores, conquista clientes, hace alianzas estratégicas y un sinfín de beneficios que nos llevarán al éxito.

Ahora bien, sabemos que el camino del emprendedor es una pista de obstáculos los cuales debemos superar con garra y buena energía, pero tal vez el obstáculo más difícil de superar y hasta diría que roza con lo imposible, es haberse relacionado con las personas equivocadas. Ya sea por envidia o por maldad, esas personas harán hasta lo imposible por verte fracasar, no solo por sus actos, también toca estar atentos a los malandros y corruptos que abundan en nuestro continente. En este caso lo mejor es hacerle caso al instinto, preguntarle a la gente y al primer signo de duda alejarse lo más rápido posible sin hacer mucho ruido.

Como en una relación amorosa, en las relaciones personales las dos partes tienen que ganar algo, por tal motivo es importante que estemos atentos a lo que los demás necesitan.

Y si estamos en la capacidad de dar la mano no podemos dudarlo, porque el día de mañana esa persona tendrá algo que nos sirva a nosotros y no lo pensará dos veces antes de tendernos el brazo y decirnos:

“tú me ayudaste ayer, ahora es mi turno”

En estos tiempos es muy fácil hacer crecer nuestra red de contactos gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales, las cuales son el canal perfecto para mantener una comunicación constante con nuestra red. La plataforma más popular, y la cual se dedica a conectar personas con los mismos intereses es LinkedIn, sin embargo Facebook y Twitter no se quedan atrás. Si bien son herramientas útiles para que te conozcan, también pueden ser el destructor de tu imagen.

Si te interesa tener contactos que te ayuden en tu emprendimiento ten cuidado con tus publicaciones, no querrás que las personas se armen una imagen negativa de ti.

Sin perder nunca de vista tus objetivos emprendedores, está siempre atento, pues es posible que aquél tipo que a las hamburguesas sea un cliente potencial, un proveedor, o tal vez te pueda conectar con otra persona que contribuya a tu crecimiento empresarial.

Es necesario hablar de uno mismo y expresar lo que necesitamos:

empresario-desde-la-universidad

Otros dos aspectos importantes y que mucha gente olvida es que es necesario hablar de uno mismo y expresar lo que necesitamos, así es, debemos mostrarle a las personas en qué somos buenos, qué sabemos hacer, a quiénes conocemos.

Ya que como dijimos anteriormente, así como queremos que nos ayuden uno debe esforzarse para contribuir al crecimiento de los demás. Y cuando expresamos lo que necesitamos la gente estará presta a apoyarnos.

Así pues no creas que tener muchos contactos es malo, por el contrario, contar con una red extensa de personas es muy beneficioso tanto para ti como para el prójimo.

Lo más importante es ser sinceros, mostrarle al mundo lo que necesitas, lo que puedes aportar y algo muy importante es agradecer por la ayuda, y qué mejor agradecimiento que mostrar los avances de tus ideas y emprendimiento.

Así que adelante, organiza un asado, atrae gente, y grítale al mundo que estás aquí para ganar.